La última canción que tocó fue...

No he dormido en tres días.
Es el mismo tiempo que Harper lleva muerto.

Y todo es muy silencioso desde que se fue. La mayoría de los niños han dejado de jugar, no solo porque Harper allá muerto, sino porque, tristemente, una parte de sus infancias han muerto con él. Supongo que no estamos llevando bien su muerte ¿no crees?
Personalmente, aún creo que lo encontraré sentado al pie del piano cuando entro al salón, como tantas otras veces, con sus dedos llenos de la tinta y con las mangas de la camisa arremangadas hasta el codo.


He llamado a un profesor de piano, confiando en que eso llene con un poco de ruido la casa, pero se que ninguna melodía sonara como las que él tocaba.

¿Te acuerdas de cuándo nos sentábamos en el suelo del salón, cuando no podíamos salir al patio, para escucharlo tocar?

Creo que la última canción que tocó era de Bethoven. Sé que no te gustaba Bethoven, pero también sé que te pasabas horas a su lado, en el piano, solo para escucharlo tocar a él.

La verdad, pensé que si alguna vez leías esto, te gustaría saber que la última canción que tocó fue para ti.


2 comentarios:

  1. Esta entrada...me ha llegado demasiado, de verdad. Sigue escribiendo así, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Simplemente maravilloso. Profunda e increíblemente emocionante.
    Ya sabes que me encanta como escribes, nunca me cansaré de decírtelo.
    Sigue superándote.
    Besos.

    ResponderEliminar

bloginefable by Di's Write